Estrenando nueva bici: una acción simple, pero cargada de símbolos y significados

Por Guillermo Villalobos

 

Nada refleja mejor la esencia humana que los símbolos y significados que cada sociedad posee. Como diría Claude Levy-Strauss “las sociedades humanas están cargados de significados y simbolismos que constituyen una cultura”. Construcción que es tan inherente entre las personas que es traspasado constantemente en el tiempo y espacio.  En mi caso, viniendo de una ciudad en los Andes, la cultura con la que me relaciono e identifico es la andina. La cultura andina (vasta y diversa a lo largo de toda la cadena montañosa) es una rica en distintos signos y significados que construyen su identidad y estructura social; construcción que refleja su interpretación del mundo, en su relación naturaleza sociedad y su espiritualidad.

Sin mucho temor a equivocarme, podría decir que uno de estas acciones simbológicos que crean mayor significado e identidad es la “Challa”. En forma general, la Challa vendría a ser una ceremonia que busca agradecer a la Madre Tierra o Pachamama por los bienes que nos proporciona. Existen diferentes formas para  “Challar” un bien, pasando desde una mesa ceremonial seguido, pasando por decoración o simplemente un roció con alcohol. El significado en última instancia es bendecir algo y agradecer a la Madre Tierra por ello.

Así pues, como buen boliviano, y como persona altamente estructurada entre los simbolismos de su cultura, no pude dejar de representar ello con mi bicicleta. Para mí, toda nueva bici necesita un viaje inaugural y una buena Challa. Con ello no solo busco agradecer a la Madre Tierra por ella, si no también busco bendecirle para que no le pase nada, como atraer buena energía y muchos viajes de por medio. Así pues, mi novia y yo nos dispusimos a estrenar nuestras nuevas bicis con un viajecito inaugural y Challar las bicis. Si bien el viaje fue corto (alrededor de unos 50 a 60 Km en total), el camino fue constantemente pendiente arriba en terrenos un poco más escabrosos de lo esperado; por lo cual terminamos más agotados de lo costumbre.

20160814_143014

Sin embargo, con el objetivo bien en mente, nos pusimos a encontrar un punto acogedor entre el verde paisaje “rural” alemán (aunque de rural no tiene mucho según mis estándares). Una vez encontrado un buen punto nos dispusimos a Challar las bicis. Unas cuantas serpentinas, un poco de agua (fungiendo como alcohol) y unos cuanto sandwichitos con un poco de vino sirvieron para hacer la ceremonia.

Si bien este fue un pequeño acto, un pequeño espacio en que pude revivir los símbolos y significados que construyen la cultura a la que pertenezco y amo, fue suficiente para atraer buena energía, tener un sentimiento de agradecimiento con el Tierra y con mi entorno, así como proyectar futuros deseos de viajes, vivencias y anécdotas con las nuevas bicis.

20160814_161216

Y por último, si bien para muchos puede resultar ridículo, y para muchos otros tiene total sentido, la Challa de mi nueva bici fue la perfecta oportunidad de bautizarle con un nuevo nombre!

20160814_160425

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s